Ámbito empresarial

Publicaciones propias

Volver
  • Competencia laboral del líder n°2: Comunicación inteligente.

    Una vez un jefe (cliente) y su colaborador me dijeron: hablamos poco entre nosotros, pero nos comunicamos muy bien. ¿Cómo? Les pregunte desorientado. Te explico, me expresa el jefe muy seguro, dialogamos poco, en términos de cantidad de tiempo, pero nos entendemos muy bien. Mi colaborador sabe lo que yo pretendo de él, y yo sé, lo que él espera de mí como jefe. Me quedé recapacitando, y me dije, la verdad me parece muy inteligente y acertado para las demandas actuales. Este jefe, lograba su cometido, que era comunicarse inteligente y efectivamente. ¿Qué me estaba queriendo decir ese jefe? Que, con su colaborador, hablaba poco en términos de cantidad de tiempo, pero tenía calidad de comunicación y de vínculo, en una sola palabra, me quería hacer ver, que con su liderado existía entendimiento. Y esto, justamente, para nosotros es comunicación inteligente, es calidad, no cantidad, pero fundamentalmente, entendimiento.                                 

    Comunicación inteligente: entendimiento y tiempo.

    Si bien, la comunicación para ser considera efectiva se vale de una técnica y  posee aspectos de la biología humana, como el hablar y el oír; fundamentalmente es una emoción. La funcionalidad de la comunicación tiene que ver con interpretación, empatía, vínculo e influencia. Por lo tanto, si no establecemos contacto con el chip emocional de nuestro receptor (liderado), la comunicación no será efectiva, ni por lo tanto inteligente. La comunicación decimos que es inteligente, cuando líder y liderado, logran dos aspectos:

    a-    Entendimiento: significa aprender a pensar, obrar con buen juicio, prudencia, reflexión, sensatez y responsabilidad. Tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad, razonar, lograr más autonomía para entender. De alguna manera el entendimiento, brinda más facultades y libertad para moverse. Es decir, el entendimiento en el vínculo trae aparejado confianza y dinámica. La empatía cognitiva y emocional, es la base para el entendimiento.

    b-    Optimización del tiempo: tiene que ver con la calidad de presencia, con la capacidad de enfocarse en lo que se quiere. Los asuntos y objetivos específicos que conforman el campo de atención de un líder orientan implícitamente la atención de sus colaboradores. Si se orienta la atención de manera conjunta hacia lo que se elige, ignorando el resto, se mejora el uso del tiempo. Nuestra visión mental se mueve en una danza permanente entre la atención atraída por los estímulos y el enfoque voluntario. La optimización del tiempo tiene mucho que ver con la voluntad para enfocarse conjuntamente, a traves de la cual se danza y fluye con el liderado, por lo cual hablamos de calidad de tiempos.

    La emoción cabecera de la comunicación inteligente

    La emoción de cabecera que sostiene una comunicación inteligente, es la ansiedad. La ansiedad es una emoción psicobiológica básica, es decir, una respuesta normal del organismo, ligada a la conservación de la especie (adaptativa ante un desafío o peligro), su función es la de motivar conductas apropiadas para superar dicha situación y su duración está en relación a la magnitud y a la resolución del problema que la desencadenó. Cuando la ansiedad es leve produce una sensación de inquietud, de intranquilidad y desasoiego (preocupación). Cuando es muy rígida paraliza a las personas, se convierte en pánico. Para lograr una comunicación inteligente se necesita la ansiedad funcional, que es cuando me da la adrenalina justa para enfrentar un estímulo (movilizarme, hacer cambios). El monto de ansiedad es saludable ya que le permite al individuo adaptarse a esta nueva situación. Sí representamos visualmente el tablero de velocidad de nuestro auto, observamos en el ángulo inferior izquierdo que la velocidad es cero kilómetros, en el otro extremo, ángulo inferior derecho la velocidad es ciento ochenta,y que en el centro, es de noventa kilómetros. La comunicación inteligente del líder, requiere que el nivel de ansiedad esté en una velocidad media, con un stress o tensión justa, es decir en noventa kilómetros. Dado que si la ansiedad, medida en términos de velocidad, está en cero en nuestro tablero de control (el auto parado), es un nivel de ansiedad que no nos permite movilizar, es un punto de relajación, no hay atención y por lo tanto no existirá conexión, ni punto de contacto. Por el contrario, si nuestro nivel de velocidad de nuestra ansiedad está en ciento ochenta, se estará demasiado acelerado, habrá mucho ruido, pensamientos rígidos y negativos, expectativas más alta de la realidad, iremos más rápido que nuestro liderado y lo perderemos en el camino. Es altamente probable que el líder, con ese nivel de ansiedad alto, esté por cenar y el liderado por desayunar; uno está terminando el día y el otro, por empezarlo. No hay correspondencia, enlace, y por lo tanto no se logra entendimiento. Para que el líder alcance el nivel de ansiedad justo, debe incorporar comportamientos (actitudes) y llevar un estilo de vida profesional, tal cual demanda el nuevo enfoque de rendimiento, en el que se requiere no solo dominar los asuntos técnicos y operativos tradicionales, sino los emocionales, mentales y un cuidado de la salud integral. Esto es, una alimentación sana, descanso saludable, actividad física, salud mental, vida social; entre otros. En cuanto, a los comportamientos, que un líder debe llevar a cabo para propiciar comunicaciones inteligentes son:

    -          Promover y organizar reuniones individuales con los liderados: esto significa acordar (coordinar) con su gente reuniones personales, en su propia oficina, con un temario, objetivos y una frecuencia determinada. Lo contrario a esto, es creer que reunirse, es encontrarse con el liderado en el pasillo, que el venga por una consulta y surja una conversación. Acá estamos hablando de convocar a nuestro liderado para conversar sobre su rol, lo que esperamos de él, sus expectativas y como se estan llevando a cabo las cosas.

    -          Realizar reuniones colectivas de equipo de gestión: aquí se necesita estructurar una agenda fija de temas que incorporen tres capítulos: a-) Asuntos operativos y técnicos; b-) Recursos humanos; c-) Recursos materiales. Es saludable, establecer una frecuencia, conversar con el equipo de colaboradores, con profesionales externos sobre la marcha del negocio. Los líderes deben perder el temor a abrirse, deben ocuparse de armar una buena estructura de reuniones, entrenarse, abrir el juego y dejarse ayudar. Conversar y dialogar, no tiene nada que ver con perder firmeza, ni convicción.

    Llevando a cabo, estas últimas dos acciones concretas, empezaremos a desarrollar y cumplir una de las competencias más importantes de los líderes actuales, que es la competencia de la “Comunicación inteligente”.

    Carlos Alberto Sosa

    www.sosayasociados.com

    Consultor de Empresas

    Contador Público Nacional. Mg. Administración de Empresas.

    Especialista en RRHH y Dirección de Negocios.

    Coach Ontológico. Neuroliderazgo.

     

     

    Por categorías

    Por fecha

    Agenda del mes

    28 de Marzo y 04 de Abril de 2014

    Estrategias para motivar y remunerar el des- Empeño

    Aprender a gestionar el Des-“empeño” mejora el bienestar personal y organizaci

    Info

    23 y 30 de Sep., 07 y 14 de Oct. de 2014

    Curso de Marketing, Comunicación y Ventas

    Abrió la inscripción al curso de Marketing, Comunicación y Ventas. MODAL

    Info

    19 y 26 de Sep.; 03 y 10 de Oct. de 2014

    Taller de Gestión Administrativa

    Nuevamente abre sus inscripciones el Taller de Gestión Administrativa de Sosa Y Asociados.

    Info

    28 de junio de 2016

    1º Congreso Regional de Liderazgo, Neurociencias y Coaching

    Presentamos el 1º Congreso Regional sobre Liderazgo, Neurociencias y Coaching, donde contare

    Info