Ámbito empresarial

Publicaciones propias

Volver
  • Liderazgo: Principio 5: Fin económico del proyecto. Carlos A. Sosa

    Todo muy lindo, me pareces un jefe super piola, me encanta el ambiente de trabajo, pero necesito cobrar mi sueldo. Es muy noble el objetivo que tienen como asociación, pero como proveedor necesito que se me cumplan las condiciones económicas acordadas. Me gustaría volver a comprarles, pero si no cumplen con la calidad técnica del producto y plazos de entrega, no puedo seguir siendo cliente. Estos tres protagonistas: empleados, proveedores y clientes; forman parte del entramado sistémico, social y comercial de cualquier proyecto, sea éste, con o sin fines de lucro. Estos actores son parte de la cadena de valor básica de cualquier tipo de organización y del marco de gestión empresarial. Si bien cumplen distintos roles, estos vínculos, tienen un común denominador,  mismo principio,  confianza. Sin  logro económico no hay confianza. Sin confianza no hay empresa posible. Es decir, la rentabilidad (resultados) de un proyecto con o sin fines de lucro, hacen a la credibilidad de una empresa. La rentabilidad hace que la empresa tenga destino.

    Primero lo primero

    El primer gran desafío de los líderes, directivos, emprendedores y hasta para un jefe de hogar, es lograr afianzar y armonizar la economía del proyecto profesional o familiar como un medio para sostener los propósitos, principios o filosofías de vida. La rentabilidad o superávit salvaguardan, sostienen y  potencian el desarrollo de la empresa. La rentabilidad para el proyecto es como el aire para los seres humanos. El liderazgo de un proyecto se construye desde lo económico hacia lo filosófico, desde lo concreto hacia lo abstracto. Esto es, generar recursos para contar con una estructura (equipo) que nos permita ejecutar una estrategia para alcanzar nuestras metas.

    Empieza perdiendo, terminarás ganando.

    En todo nacimiento empresarial para ganar, primero hay que saber perder. Ello implica invertir en un capital de trabajo, activos fijos y soportar la pérdida inicial del primer ciclo de un proyecto. Alcanzar la ecuación de equilibrio, en la etapa de nacimiento, conlleva un tiempo considerable. Aún, más,  estando la empresa en una etapa de crecimiento, en numerosas ocasiones, cuando se efectúa un proceso de inversión para innovar, capacitar el capital humano o incorporar tecnología; implica un volver a empezar en el camino de perder para ganar.

    Distinguir lo económico de lo financiero

    El termómetro emocional en las empresas siguen siendo las finanzas (fondos) de corto plazo, confundiendo hechos económicos (largo plazo) y financieros (corto plazo). Inclusive vemos esta confusión en profesionales, supuestamente, especialistas o preparados en el tema. Una deformación conceptual significativa, que tiene connotaciones importante a la hora de tomar decisiones gerenciales. Los aspectos económicos de una empresa tienen que ver con los hechos positivos o negativos ocurridos en un perídodo determinado, independientemente de su relación con los fondos. Es decir, para que se vea afectada la economía de una empresa tiene que existir un  suceso (venta y/o costo) que modifique el patrimonio o capital, de manera positiva o negativa. Si el hecho ocurrido, no modifica el capital de manera cuantitativa - ejemplo sacar un crédito-, no hay hecho económico; solo hay un movimiento financiero que  hace ingresar dinero a la caja y que como contrapartida tiene una deuda en la institución bancaria.  Lo financiero tiene que ver exclusivamente con el movimiento de fondos (pesos), sino ingresa o egresa dinero, no hay afectación de las finanzas. Esto significa que en un período se puede tener rentabilidad o resultados positivos, y tener la caja al rojo vivo. En este caso, habra que analizar la estructura financiera, estudiar la cadena de pagos y de cobros. Lo preocupante, es cuando se da al revés, se está mal económicamente y bien financieramente. Esto genera una miopía gerencial, se gasta  dinero creyendo que se está bien y solo se tiene caja, porque se cobró todo, se sacó un crédito o  recibió un adelanto de clientes o se dejaron gastos sin pagar, generando deudas.

    Falta de educación y cultura económica

    En gran parte de la sociedad, a nivel personal como organizacional empresarial, hay una ignorancia importante sobre el manejo de las finanzas y gestión económica tanto de una empresa como de una familia. Se puede observar en las pequeñas decisiones domésticas que existe mucha confusión y temor, producto de la incertidumbre financiera y educativa. Estos comportamientos observados están relacionado con el endeudamiento doméstico, el ahorro, los hábitos y modalidades de compra. Además de ello, en nuestra cultura y sociedad, la palabra rentabilidad, pasivo o endeudamiento, tienen mala prensa; por lo cual se termina castigando lo conceptual y las herramientas. Se confunde la mala gestión  de un directivo con el uso de esos instrumentos. Esto sería igual, a enfadarme  con el termómetro por tener fiebre. Siguiendo esta línea de pensamiento para tener buenos activos, debemos tener buenos pasivos. Es decir, si usted quiere crecer, sepa endeudarse. Si quiere tener éxito en una organización, distinga lo económico de lo financiero. Si el líder aprende esta distinción clave, puede hacer crecer su negocio, sino se va a sentir muy vulnerable respecto a la gestión dura de un negocio. Lograr éxito económico puede llevar mucho tiempo, el primer paso es lograr éxito financiero. Es decir, que en una primera etapa debo ponerme como propósito que ingrese dinero, tener rotación (movimiento) de mis productos o servicios a precios de introducción (con bajos márgenes de ganancia), al igual que en épocas de crisis. Esto significa, que primero debo generar volumen de operaciones vendiendo a precio moderado para ganar mercado, ocupar espacios y luego con cierto prestigio, mejorar mis márgenes de marcación. No tenga miedo, estudie y aprenda sobre como endeudarse e invertir. El endeudamiento  es la palanca de su crecimiento. Preocúpese por entender el fin económico de su proyecto, a partir de ahí, se empieza a tener probabilidades de concretar los sueños y propósitos.

    Carlos Alberto Sosa

    Consultor de Empresas

    Contador Público Nacional. Mg. Administración de Empresas.

    Especialista en RRHH y Dirección de Negocios.

    Coach Ontológico. Neuroliderazgo.

    Por categorías

    Por fecha

    Agenda del mes

    28 de Marzo y 04 de Abril de 2014

    Estrategias para motivar y remunerar el des- Empeño

    Aprender a gestionar el Des-“empeño” mejora el bienestar personal y organizaci

    Info

    23 y 30 de Sep., 07 y 14 de Oct. de 2014

    Curso de Marketing, Comunicación y Ventas

    Abrió la inscripción al curso de Marketing, Comunicación y Ventas. MODAL

    Info

    19 y 26 de Sep.; 03 y 10 de Oct. de 2014

    Taller de Gestión Administrativa

    Nuevamente abre sus inscripciones el Taller de Gestión Administrativa de Sosa Y Asociados.

    Info

    28 de junio de 2016

    1º Congreso Regional de Liderazgo, Neurociencias y Coaching

    Presentamos el 1º Congreso Regional sobre Liderazgo, Neurociencias y Coaching, donde contare

    Info