Ámbito empresarial

Publicaciones propias

Volver
  • ¿Cómo planificar mi carrera laboral?

    “El éxito está en la planificación”

    Como en todos los aspectos de la vida, la clave está en una buena organización y  planificación para el mejor aprovechamiento de los recursos disponibles: desde programar la compra diaria del almacén hasta decidir en qué invertir a futuro requiere de un planeamiento a conciencia.

    La carrera laboral tiene un origen pero el destino es incierto. Si bien siempre existen contingencias que atentan contra lo programado, es posible intentar minimizar los riesgos de sufrir sobresaltos que desvíen el rumbo que decidimos para nuestra vida laboral.

    El primer paso, fundamental, es una autoevaluación a conciencia: “¿a dónde quiero llegar?” “¿con qué recursos cuento para poder llegar allí?” “¿cuáles son las alternativas que se adaptan a mis metas?” “¿qué hago si no lo consigo?”. Muchas veces uno se propone metas claras y cuenta con herramientas para alcanzarlas, pero existen factores externos (contexto socioeconómico por ejemplo) que influyen y en muchos casos determinan  que esas metas no se puedan alcanzar. En este caso, hay que reprogramar en base al nuevo escenario que se nos plantea, pero nunca dejar la suerte al azar.

    Con el paso del tiempo las prioridades se van modificando. Lo que en el primer trabajo significaba una prioridad (ejemplo: adquirir experiencia o capacitación) ya no lo es en los siguientes trabajos porque las necesidades son otras, y el significado del trabajo para la vida de una persona también va mutando en función de sus nuevos intereses. Es por ello que la tarea de planificar la carrera laboral no es algo que se haga de una vez y para siempre sino que, por el contrario, es un ejercicio que se debe incorporar como hábito a lo largo del tiempo.

    A la hora de planificar, no sólo hay que delimitar prioridades sino también establecer cuáles son objetivos a corto plazo y cuáles a largo plazo,  cuáles son los recursos requeridos y disponibles para cada uno de ellos. De esto se desprende la regla número dos: ser realista. Planificar significa programar sobre una base cierta o, por menos, posible. No podemos planear siguiendo utopías porque sería tiempo desperdiciado en supuestos que, seguramente, no se concretarán.

    Por último, planificar implica “estar preparados”, anticiparse, no estar desprevenidos. A la hora de fijar los objetivos, laborales en este caso, es imperante analizar las ventajas y desventajas, diagramar un plan de acción para lograrlos y sobre todo ir avanzando progresivamente en la consecución de los mismos, ir “escalón por escalón”, porque la palabra clave que acompaña a la planificación es la organización. No es posible programar en el caos.

    A modo de cierre, vale agregar que la planificación es un recurso valioso siempre y cuando no se convierta en una estructura rígida… siempre debe quedar un espacio para lo imprevisto, lo espontáneo y lo impensado…

     

    Ps. Alfonsina Espinosa

    Área RRHH

    Sosa & Asociados

    - Consultoría en Gestión de Pymes -

    Por categorías

    Por fecha

    Agenda del mes

    28 de Marzo y 04 de Abril de 2014

    Estrategias para motivar y remunerar el des- Empeño

    Aprender a gestionar el Des-“empeño” mejora el bienestar personal y organizaci

    Info

    23 y 30 de Sep., 07 y 14 de Oct. de 2014

    Curso de Marketing, Comunicación y Ventas

    Abrió la inscripción al curso de Marketing, Comunicación y Ventas. MODAL

    Info

    19 y 26 de Sep.; 03 y 10 de Oct. de 2014

    Taller de Gestión Administrativa

    Nuevamente abre sus inscripciones el Taller de Gestión Administrativa de Sosa Y Asociados.

    Info

    28 de junio de 2016

    1º Congreso Regional de Liderazgo, Neurociencias y Coaching

    Presentamos el 1º Congreso Regional sobre Liderazgo, Neurociencias y Coaching, donde contare

    Info