Ámbito empresarial

Publicaciones propias

Volver
  • Gestión de Pymes: La deformación del éxito

    El éxito de una empresa no tiene que ver solo con la rentabilidad.

    La palabra éxito viene del latín: “exitus”, salida. En castellano se entiende por “éxito” por ej. la salida o fin de un negocio, un examen, etc. pero con buenos resultados, tener éxito es sinónimo de triunfar. Lo contrario es “fracasar”.

    Si bien uno de los objetivos centrales de las Empresas debe ser el de maximizar su rentabilidad, nos encontramos con que el triunfo de una gestión empresarial aún está circunscrito exclusivamente a la obtención de dinero. En el inconsciente colectivo de nuestra sociedad, y especialmente en el ambiente empresarial suele referirse exclusivamente al “éxito”, cuando hay de por medio rentabilidad, se ha logrado determinado capital (bienes) o riqueza. Lo contrario es frustración.
    En las Pymes, este concepto se deforma aun más, dado que hay una asociación única entre el “ganar dinero o estado de la caja ($)” y el éxito o fracaso de una gestión. La caja es el termómetro del humor del dueño, indica el estado de ánimo de la empresa, refleja el rostro del directivo, su saludo irritable o cordial, la ansiedad que moviliza o paraliza a todo el mundo. La situación financiera marca si tenemos una reunión de equipo tensa o en armonía, si se revisan objetivos o se cumple una rutina.

    Éxito falaz
    Hay numerosas empresas, basadas en estas falsas creencias, en las que sus dueños, directivos, empleados y la misma sociedad en la cual se encuentran, creen que estas empresas son exitosas, que sus dueños son empresarios triunfantes, solo porque han ganado mucho dinero. Esta visión absolutista, carece de una mirada estratégica, para conocer si esa empresa batallaba en un mercado exigente, si tenía competencia, si creció con ayuda del contexto (inflación, tipo de cambio, etc.) o por mérito propio, si heredó o generó los recursos financieros, si creció con un plan o por inercia, si es eficiente, si cuenta con un capital humano valioso o no; entre otros interrogantes.

    Hipótesis: El dinero en las Empresas tapa la ineficiencia
    Las organizaciones más confundidas en este sentido son aquellas que han ganado durante mucho tiempo dinero con poco sacrificio, teniendo personal poco competitivo, siendo ineficientes, sin poseer metas, no teniendo que tomar decisiones demasiado comprometidas, sin necesidad de aplicar una metodología organizativa del trabajo, sin reflexionar sobre las causas que explican los resultados una gestión determinada. El dinero no solo esconde una mala gestión empresarial, sino que a veces también oculta diferencias entre socios de una misma empresa que persisten solo por la riqueza que la misma genera.
    ¿Y entonces que es el éxito empresarial?
    Es acertado contar con un buen producto o servicio y excelencia en la atención al cliente de manera primitiva para ganarse un lugar, crecer en ventas, ganar participación de mercado y obtener rentabilidad; pero esto debiera formar parte solo de una fase en el ciclo de vida de las empresas, esto es, en el nacimiento y parte inicial del crecimiento. Aun más, podríamos concluir que el objetivo trascendental de la primera etapa de una empresa es alcanzar el éxito económico para fortalecer la confianza de sus integrantes, brindarle más certidumbre al liderazgo gerencial, ser creíbles financiera y comercialmente, poder retener gente valiosa y motivar, ganar un lugar de mercado, invertir y crecer. Hasta expresaría que no se puede pretender el éxito perdiendo dinero. Pero para ser sustentable y exitosa una Organización, se debe contar con educación y cultura empresaria, con una gestión y gerenciamiento profesional, con responsabilidad social, defendiendo y promoviendo el valor agregado, revisando todos los días la forma en la que se trabaja se gane o se pierda dinero, analizando los procesos y el impacto de la gestión de cada persona para tener niveles crecientes de productividad y eficiencia, creando políticas propias de crecimiento y de la gestión del capital humano. El éxito pasa por tomar buenas decisiones, ir adquiriendo distintos roles de acuerdo a los ciclos de vida de la empresa, poseer ejecutivos eficaces que tengan un dominio del negocio basado en el manejo de información de la propia gestión de la empresa y del mercado.

    Conclusiones
    Podríamos abordar algunas dimensiones de lo que implica el éxito diciendo que el mismo tiene que ver con el conducir los destinos de la empresa de la que uno está al frente, ser el amo de los objetivos de su propio negocio, no ser prisionero de lo que uno mismo ha creado, de tener una política de crecimiento (de saber llegar hasta y donde uno se propuso), de saber innovar y anticiparse a los cambios. Históricamente ganar dinero ha sido una de las formas de demostrar cuan exitosa es una empresa, y es correcto perseguir la obtención de rentabilidad para que aquellas puedan invertir, crecer, dar más y mejor trabajo, pero en la actualidad para no sufrir de miopía empresarial esta debe ser una parte cada vez más pequeña de las metas empresariales, además de ser una consecuencia del saber trabajar, no una causa.

    Mg. en Adm. Empresas Carlos A. Sosa
    Consultor de Empresas Pymes

    Por categorías

    Por fecha

    Agenda del mes

    28 de Marzo y 04 de Abril de 2014

    Estrategias para motivar y remunerar el des- Empeño

    Aprender a gestionar el Des-“empeño” mejora el bienestar personal y organizaci

    Info

    23 y 30 de Sep., 07 y 14 de Oct. de 2014

    Curso de Marketing, Comunicación y Ventas

    Abrió la inscripción al curso de Marketing, Comunicación y Ventas. MODAL

    Info

    19 y 26 de Sep.; 03 y 10 de Oct. de 2014

    Taller de Gestión Administrativa

    Nuevamente abre sus inscripciones el Taller de Gestión Administrativa de Sosa Y Asociados.

    Info

    28 de junio de 2016

    1º Congreso Regional de Liderazgo, Neurociencias y Coaching

    Presentamos el 1º Congreso Regional sobre Liderazgo, Neurociencias y Coaching, donde contare

    Info