Ámbito empresarial

Publicaciones propias

Volver
  • La gestión del líder en la etapa de crecimiento de su liderado. |Carlos A. Sosa|

    La efectividad del liderazgo tiene que ver con reconocer y detectar las puertas de acceso que concede el liderado para ser influenciado. Dicho de otra manera, el líder ejerce el poder de manera impactante cuando atraviesa por los caminos indicados para llegar al chip del liderado. Esto significa, que cada liderado es distinto, particular; por lo tanto, las formas de llegar son únicas para cada persona que el líder tenga a su cargo. A esto, se suma la necesidad de gestionar el liderazgo en función del ciclo de vida que atraviesa el liderado. En este sentido, la gestión del líder en la etapa de crecimiento de su liderado es vital, dado que marca los puntos de inflexión principales que dejaran huellas saludables en la relación, principalmente en el liderado. Si el líder es efectivo en esta etapa, permanecerá en la memoria de largo plazo de su liderado, dado que este período tiene componentes esenciales que hacen que sea un cóctel único e inolvidable para él. En la curva ascendente del crecimiento, nos encontramos con la motivación  que genera comenzar a aplicar nuevos conocimientos, la mayor productividad que da la automatización de los procesos, la confianza mutua que abre oportunidades de nuevos aprendizajes y la satisfacción que esto posibilita. En resumen, en esta fase tenemos nuevos conocimientos, emociones funcionales y repitición, elementos esenciales para formar memoria de largo plazo.


    ¿ Como llegamos aquí?
    Recordemos que la etapa anterior a esta fase del crecimiento, es el período de  conocimiento, que se destaca por ser una fase de preparación, introductoria, de acercamiento, donde el líder tiene como objetivo despertar la atención del liderado, marcar territorio con la firmeza que brinda el convencimiento en lo que se quiere y en la estrategia para llevarlo a cabo. El líder al final de esta fase, debe haberse ganado el respeto de su liderado, no solo, por sus conocimientos y habilidades comunicacionales; sino, fundamentalmente por su capacidad de influencia. El convencimiento del líder pega de lleno en el liderado, le transmite confianza comienza para dejarse llevar. El líder busca que su liderado, comprenda los alcances de su función, lo que se espera de él, demostrando interés, apertura y predisposición. En este período el líder, no debe formarse expectativas respecto del rendimiento actual de su liderado, solo debe asegurarse que su colaborador comprende de que se trata la misión del trabajo, se muestre atento a que esta etapa del vínculo representa algo muy importante en su vida; es decir, que está dentro de las prioridades en las que el liderado hace foco.


    Etapa del crecimiento.
    Al final de esta etapa nuestro liderado debe estar a punto caramelo, dado que alcanza el punto de máximo rendimiento laboral. Podríamos decir, que luego de culminar este espacio que requiere el 20 o 25% de la duración total del vínculo, la persona llegó a un gran nivel y que su próximo desafío es mantenerse.  Como dice la frase conocida, es difícil llegar, pero más aún mantenerse. Aquí estamos en el camino que se recorre para obtener y estar en el máximo nivel de rendimiento. Si pretendiéramos saber cuanto tiempo representa este este 20 o 25% de duración de esta etapa, deberíamos ponderarlo por la frecuencia e intensidad de la relación. Lo fundamental, es estimar el plazo total del vínculo o tiempo de vida útil de una persona en un puesto determinado, de igual modo a la educación con sus ciclos lectivos de 180 a 190 días año. Sabemos que un alumno en el grado o nivel cursa desde marzo a diciembre; sí en principio, marcha todo bien. Es decir, que este ciclo total tiene 9 meses, que representa  180 o 190 días; en los cuales, la fase de conocimiento del liderado representarían el primer 10 % del tiempo, es decir los primeros 18 o 19 días. Consiguientemente, la fase de crecimiento, son los siguientes 36 o 45 días, que surgen de multiplicar 180 días por el 20 o 25 %. Estos son plazos estimados que un líder debe tener en cuenta en su planificación de los ciclos, sabiendo cuales son las características distintivas de cada etapa y los objetivos pertinentes de las mismas. Por supuesto, que la naturaleza de cada trabajo, tipo de actividad o nivel jerárquico de un puesto no se pueden generalizar, pero esto, no nos exime de estimar los plazos de duración de los vínculos, como en el caso de la educación o el deporte. Teniendo en cuenta lo mencionado; y retomando, con las peculiaridades de la etapa del crecimiento, debemos señalar que este período es una fase de adquisición de velocidad, de pura adrenalina, de enamoramiento, donde el objetivo es sacar lo mejor del liderado y encontrar el punto de máximo de rendimiento que puede alcanzar. Aquí el líder debe empujar, efectuar pedidos de cumplimiento, exigir aplicación de los nuevos conocimientos adquiridos. El liderado debe permitir ser empujado por su líder, para lo cual este, debe ser digno de ganarse la confianza. Esta es una fase más práctica que la anterior, aquí, el liderado debe mostrar que comprendió lo desarrollado en la fase preparatoria de insercción. El secreto es que el liderado producto de la repitición, gane sistematización, se demuestre asimismo y a su líder que quiere y puede.  Esto abrirá la puerta de la confianza mutua para potenciar al máximo la pendiente de la curva de rendimiento. En esta etapa, el liderado comienza a creer en sí mismo, dado que además de querer hacer lo que hace sabe que puede hacerlo; lo cual a su vez, brinda satisfacción y confianza del líder que comienza a cosechar de su siembra. En términos sentimentales, podemos decir que están de novios, en esta de disfrute con mucha pasión, aprendiendo a construir el compromiso. Pareciera que es amor, hay ganas, actitud, que luego se demostrará si se ratifica en otras épocas de menor adrenalina, donde hay que encontrarle virtudes a la rutina.

    Carlos Alberto Sosa

    www.sosayasociados.com

    Consultor de Empresas

    Contador Público Nacional. Mg. Administración de Empresas.

    Especialista en RRHH y Dirección de Negocios.

    Coach Ontológico. Neuroliderazgo.

    Por categorías

    Por fecha

    Agenda del mes

    28 de Marzo y 04 de Abril de 2014

    Estrategias para motivar y remunerar el des- Empeño

    Aprender a gestionar el Des-“empeño” mejora el bienestar personal y organizaci

    Info

    23 y 30 de Sep., 07 y 14 de Oct. de 2014

    Curso de Marketing, Comunicación y Ventas

    Abrió la inscripción al curso de Marketing, Comunicación y Ventas. MODAL

    Info

    19 y 26 de Sep.; 03 y 10 de Oct. de 2014

    Taller de Gestión Administrativa

    Nuevamente abre sus inscripciones el Taller de Gestión Administrativa de Sosa Y Asociados.

    Info

    28 de junio de 2016

    1º Congreso Regional de Liderazgo, Neurociencias y Coaching

    Presentamos el 1º Congreso Regional sobre Liderazgo, Neurociencias y Coaching, donde contare

    Info