Ámbito empresarial

Publicaciones propias

Volver
  • Controversias: liderazgo político y ejecutivo. |Carlos A. Sosa|

    En una Empresa o Institución existen leyes naturales, que explican los fenómenos que se repiten constantemente dadas ciertas condiciones necesarias. Esas leyes naturales son las que representan: al mundo asociativo y al mundo organizacional. Recordemos que una empresa concurren esencialmente 4 roles que deben interpretarse claramente: el del fundador de la empresa, propietario  (accionista o socio), administrador  y trabajador. Los 2 primeros roles fundador y propietario, pertenecen al mundo asociativo; los roles de administrador y trabajador corresponden al mundo de la organización. Cada uno de estos mundos, tienen sus propias leyes de gravedad o principios, esto significa que trabajan de diferentes maneras y persiguen distintos objetivos. En el mundo asociativo, se busca obtener una renta o beneficio sobre la inversión realizada, en el mundo de la organización o del trabajo (desde la gerencia general hacia abajo) rige la relación de dependencia, se buscan tomar decisiones y conseguir un salario (material y emocional).

    Liderazgo político

    En el mundo de la asociación, donde se encuentran los accionistas o dueños y sus representantes, bajo la figura y formato que se designe directorio, consejo, comisión directiva debe reinar un liderazgo político que amalgame los intereses de los accionistas desarrollando un auténtico y armónico efecto derrame sobre el gerente. Pormenorizando el universo asociativo debemos decir que representa el riesgo inversor, la titularidad del capital, que es donde habita la voluntad de los dueños, en este lugar se fijan los lineamientos estratégicos generales, la visión y misión,  la filosofía y cultura de la empresa. Al mismo tiempo se define el retorno que se espera de la inversión realizada. Desde este terreno se comienza a impregnar el liderazgo, cultura y los valores que debieran derramarse en cascada a traves de la figura gerencial. Decimos qué en este nivel vive el liderazgo político de una empresa representada por el número uno, Presidente de la Compañía o CEO. En un nivel más pequeño y cotidiano, dependiendo el tamaño de la empresa y características de la organización es el fundador y propietario de una Pyme que reviste la figura del presidente del Directorio en una SA (sociedad anónima) o socio gerente en una SRL (sociedad de responsabilidad limitada). En este nivel, que llamamos de asociatividad, donde están los inversores debe existir un claro liderazgo político. Sino existe esta habilidad de liderazgo o no se despliega la misma en los representantes del capital, gobernará el desconcierto. El mundo de la propiedad, ejemplo un directorio de una sociedad anónima, necesita de un fuerte liderazgo que contenga un triple enfoque: externo, interno y hacia sí mismo. Esto significa, que influya hacia el mercado, contexto, que tenga relación con el medio en el cual se encuentra inserto para transmitir su misión, visión y responsabilidad social. Tambíen hacia sí mismo, esto es influyendo a los propios accionistas para marcar el norte de una compañía. Pero fundamentalmente hacia abajo para impregnar una cultura de trabajo, valores y una libertad responsable a la figura del gerente general. El líder político de una compañía de trabajar en equipo con el gerente general y altas gerencias del mundo de la organización. El líder político es el máximo responsable de liderar a la figura gerencial, que es quien, al fin al cabo, ejecuta las decisiones para alcanzar los objetivos de los inversores. En este vínculo, líder político (director) y líder ejecutivo (gerente general), debe abundar la confianza, comunicación efectiva, trabajo en equipo y el esclarecimiento de los ámbitos de actuación para no matar el proceso de toma de decisiones, que lleva al éxito o fracaso empresarial. Los problemas de todas las organizaciones nacen en el estilo de liderazgo que luego se desparrama a traves de la cultura y el ambiente organizacional.

     

    Liderazgo ejecutivo técnico

    En el mundo de la organización, también conocido como el ámbito del negocio o del trabajo, se producen las funciones de gerenciador y trabajador operativo; que representan al mundo de la relación de dependencia, este lugar tiene como función primordial tomar decisiones para cumplir los objetivos que persigue el mundo asociativo o del liderazgo político. Hablamos de liderazgo ejecutivo, porque el principal desafío de este espacio es tomar decisiones que es la función elemental de un gerente. En este sentido, esta figura debe tener una autonomía responsable para decidir, esto significa que una vez comprendido los lineamientos que determinó el liderazgo político -que representa los intereses del capital-, debe contar con un espacio de actuación y con una pertinente rendición de cuenta. El encargado de diseminar, empujar, motivar y contagiar al mundo asalariado (empleados) es el gerente general con su equipo de gerencias medias y altas. Es clave indicar, que el gerente es el que debe influenciar hacia abajo para lo cual no se le debe minar su autoridad, porque sucumbe el brazo ejecutor del líder político, por lo tanto se desorienta la organización y el mundo del trabajo. El puesto de gerente general es sustancial, requiere como competencias principales contar con apego al riesgo decisional, manejo del stress -tolerancia a la presión y frustración-, habilidades de liderazgo, visión estratégica del negocio, orientación a los resultados, trabajo en equipo y especialmente flexibilidad y adaptabilidad a los cambios.

    Controversias

    Algunas, de las tantas, situaciones de conflicto se dan cuando en una misma persona se ejecutan los 2 tipos de liderazgo, el político y técnico. Si bien, durante un tiempo hasta desarrollar estructura y organización pueden coexistir los dos roles bajo una misma persona, lo óptimo es que en el mediano o largo plazo se desdoblen dichas funciones para acelerar el crecimiento, delegación y la madurez empresarial, dado la disparidad de intereses de ambos mundos. Otro ejemplo de controversias se da cuando la política y técnica, están enfrentadas como si fueran rivales, tocan melodías diferentes, a modo tal que parece que lideran diferentes empresas, hay una especie de disputa de espacios de poder, egos, status, problemas de comunicación; generándose una turbulencia que la termina padeciendo toda la estructura de punta a punta, desde accionistas hasta empleados. Otra manera de conflictos es cuando no se definen los niveles de injerencia de la política y la técnica, se entremezclan en zonas de actuación generando rispidices. Ciertos problemas también se originan cuando hay excesiva rotación en los puestos políticos, con períodos muy breves de duración que afectan las famosas políticas de estado o continuidad de criterios, generando un nivel de stress y confusión a toda la organización por el alto nivel de rotación y cambios constantes de rumbos.

     

    Carlos Alberto Sosa

    www.sosayasociados.com

    Consultor de Empresas

    Contador Público Nacional. Mg. Administración de Empresas.

    Especialista en RRHH y Dirección de Negocios.

    Coach Ontológico. Neuroliderazgo.

     

     

     

    Por categorías

    Por fecha

    Agenda del mes

    28 de Marzo y 04 de Abril de 2014

    Estrategias para motivar y remunerar el des- Empeño

    Aprender a gestionar el Des-“empeño” mejora el bienestar personal y organizaci

    Info

    23 y 30 de Sep., 07 y 14 de Oct. de 2014

    Curso de Marketing, Comunicación y Ventas

    Abrió la inscripción al curso de Marketing, Comunicación y Ventas. MODAL

    Info

    19 y 26 de Sep.; 03 y 10 de Oct. de 2014

    Taller de Gestión Administrativa

    Nuevamente abre sus inscripciones el Taller de Gestión Administrativa de Sosa Y Asociados.

    Info

    28 de junio de 2016

    1º Congreso Regional de Liderazgo, Neurociencias y Coaching

    Presentamos el 1º Congreso Regional sobre Liderazgo, Neurociencias y Coaching, donde contare

    Info